Inicio > Autos sacramentales de Calderón, Grupo de Investigación Siglo de Oro (GRISO), Publicaciones > Publicado el auto sacramental «La siembra del Señor», edición de Mariela Insúa y Carlos Mata

Publicado el auto sacramental «La siembra del Señor», edición de Mariela Insúa y Carlos Mata

Portada del libroSe ha publicado como número 83 de la colección de «Autos sacramentales completos de Calderón» la edición crítica de La siembra del Señor (Los obreros del Señor), preparada por Mariela Insúa y Carlos Mata Induráin.

Pedro Calderón de la Barca, La siembra del Señor (Los obreros del Señor), ed. de Mariela Insúa y Carlos Mata Induráin, Pamplona / Kassel, Universidad de Navarra / Reichenberger, 2013, 194 pp. ISBN: 978-3-944244-12-9.

La siembra del Señor se publicó por primera vez, con el título de Los obreros del Señor y atribuido a Rojas Zorrilla, en el volumen Autos sacramentales con cuatro comedias nuevas, y sus loas y entremeses (Madrid, María de Quiñones, 1655). Sin embargo, la autoría calderoniana resulta incuestionable: el propio testimonio de Calderón al incluirlo en la lista al duque de Veragua, así como el análisis interno del texto, con su complejo desarrollo alegórico, su factura estilístico-literaria, las claras concomitancias de fuentes e incluso textuales que presenta con otros autos calderonianos (especialmente la reescritura que supone El día mayor de los días), etc., son argumentos que la acreditan suficientemente. La fecha de composición ha de ser anterior a 1655, pero no se nos han conservado datos de su fecha exacta de redacción ni de su posible representación.

Se trata de un auto sacramental construido en su estructura alegórica general sobre la parábola de los obreros de la viña (Mateo, 20, 1-16) y, en menor medida,  sobre la de los viñadores infieles, pero también, en algunos detalles concretos, en la parábola del sembrador, la de la semilla y la cizaña y la de los talentos. El punto de partida es la parábola de los obreros enviados por el Padre de familias a la viña (heredad, en el auto), todos los cuales van a percibir la misma paga pese a haberse incorporado a la labor a diferentes horas del día. Los correlatos entre el sentido literal y el figurado son bien claros: el Padre de familias, mayoral de la heredad, es figura de Dios; la tierra virgen que han de sembrar los obreros lo es de la Virgen María; y el trigo que nacerá de ella es tipo de Cristo. Una vez sembrado en la heredad el trigo de la palabra (Anunciación a María en Nazaret y concepción de Cristo) y una vez nacido (nacimiento de Cristo en Belén), la Culpa, con la ayuda del Sueño, intentará viciar el fruto a través de la acción de tres enemigos: la cizaña, la langosta y la neguilla (el Judaísmo, la Idolatría y la Apostasía). Al final, el Judaísmo dará muerte al hijo del mayoral, Emanuel (pasión y muerte de Cristo), muerte redentora de la culpa original del hombre, terminando el auto con la habitual exaltación del sacramento eucarístico.

Este volumen de la serie de «Autos sacramentales completos de Calderón» se ha beneficiado en diversos aspectos del proyecto financiado por la Subdirección General de Proyectos de Investigación (FFI2008-02319/FILO) cofinanciado por el FEDER; y cuenta también con el patrocinio de TC/12, en el marco del Programa Consolider-Ingenio 2010, CSD2009-00033, del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: